Historia del Conservatorio

El Conservatorio Profesional de Danza Fortea tiene su origen en 1942, año en el que el músico, profesor de canto y compositor Pedro Urrestarazu Artola crea la Escuela de Formación Profesional de Coros y Danzas. El primer piso del número 26 de la Calle del Arenal de Madrid fue la primera sede del centro, cuyo objetivo era formar a profesionales del teatro lírico.

Desde su creación, la escuela fue creciendo y cambiando su denominación y formación, ampliando las disciplinas impartidas. En la década de los 50 pasó a llamarse Escuela Profesional de Coros y Danzas de Madrid y a finales de los 70, Escuela de Música y Danza de Madrid. Al dedicarse a la formación de profesionales, en sus orígenes dependía de la Obra Sindical de Formación Profesional, y a principios de la década de los 80 pasó a integrarse en el Ministerio de Educación y Ciencia.
En 1981, bajo la denominación de Conservatorio de Música y Escuela de Danza de Madrid, se concedió a sus estudios la validez oficial como Conservatorio de Música de Grado Elemental y Escuela de Danza. Tres años después, las enseñanzas musicales fueron trasladadas a las instalaciones del Colegio Público Perú, en el distrito de Carabanchel, mientras que las de Danza Clásica y Danza Española continuaron en la escuela de la Calle del Arenal.
Fue en octubre de 1994 cuando trasladó su sede a la Calle del Comandante Fortea, bajo el nombre de Conservatorio Profesional de Danza Clásica, y en 1985 recibió la calificación de Centro Oficial de Enseñanzas Artísticas.

Actualmente mantiene sus instalaciones en la calle de la que ha tomado su nombre, Conservatorio Profesional de Danza Fortea, e imparte las disciplinas de Enseñanzas Elementales, Danza Clásica, Danza Española y Baile Flamenco. Precisamente esta última especialidad, iniciada en 2016, es la que confiere un carácter especial al centro, ya que se trata del único conservatorio de la Comunidad de Madrid que ofrece la posibilidad de conseguir el Título Profesional de Flamenco.